Anfiteatro romano de Tarragona

Parc de l'Amfiteatre Romà, 43003, Tarragona, Tarragona, España
Duración (minutos)

Información general

Datos de contacto

  • E-mail: mht@tarragona.cat
  • Teléfono:+34 977 242 579
  • GPS Latitud:    41.11450730985118
  • GPS Longitud: 1.2587811167770155

Anfiteatro romano de Tarragona

Levantado a finales del S. II d. C para una capacidad de 14.000 personas

anfiteatro romano de tarragona

Situación geográfica:

Por su historia, población y economía, Tarragona es una de las principales ciudades de Cataluña, siendo capital de la provincia homónima, se halla situada junto a la desembocadura del río Francolí. El antiguo núcleo de la ciudad se encuentra elevado sobre un altozano rocoso junto a la orilla izquierda del citado río, permaneciendo definido por los restos de la muralla romana. Tarragona se encuentra en el suroeste de Cataluña a una distancia de 101 km de Barcelona y a 100 km de Lleida.

Historia:

La ciudad de Tarragona en la antigüedad se llamó Tarraco, nombre de etimología y origen todavía difícil de explicar, en Italia se han encontrado topónimos semejantes como por ejemplo Terracina. También se han atribuido Cosse, Cesse o Cissa como otras denominaciones de esta antigua ciudad por pertenecer en su día a la tribu de los cosetanos, ello lo corroboran antiguas monedas con la inscripción «Cesse».

Tarragona comienza a ser conocida a partir de las Guerras Púnicas, entonces Tarragona ya gozaba de cierta importancia debido a su situación estratégica. En el año 218 a. C, Cneo Cornelio Escipión, después de desembarcar en Ampurias para emprender la guerra frente a los cartagineses, sometió el litoral catalán hasta la desembocadura del río Ebro.

Desde entonces, Tarragona que también fue conquistada se convierte en la principal base de las operaciones romanas en el norte de la Península Ibérica. Los escipiones parecen que fueron los constructores de la parte de la muralla que se apoya sobra la ciclópea, sumamente regular, realizada con sillares escuadrados y de superficie almohadillada. Junto a la muralla de la Antigua Tarraco y cerca del mar Mediterráneo se levantó el Anfiteatro hacia el S. II d. C, este lugar fue anteriormente dedicado como un espacio funerario.

Con la división administrativa de la Península Ibérica realizada por los romanos, la ciudad se convirtió en la capital de la Hispania Citerior, ello significó un gran impulso hasta afianzarla como una de las ciudades más importantes de Hispania como lo atestiguan sus numerosos restos arqueológicos correspondientes a esta época. En el S. II la ciudad sumaba un total de 30.000 habitantes.

La caída del Imperio Romano y la invasión visigoda significaron el inicio de la decadencia de Tarragona. Las tropas de Eurico entraron en la ciudad en el año 474 y la destruyeron parcialmente. Aquí se celebró un concilio provincial que aconteció en el 516.

Anfiteatros Romanos:

Los anfiteatros fueron unas construcciones empleadas para la celebración de espectáculos (ludi) de gladiadores. El término anfiteatro apareció por primera vez en la obra del célebre Vitruvio y hacía referencia al lugar de celebración de los juegos. La historia del Anfiteatro y de los espectáculos gladiatorios marchan estrechamente unidas. Estas representaciones fueron introducidas en Roma antes del año 264 a. C. e inicialmente tuvieron lugar en las plazas públicas.

En un principio se utilizaron graderías de madera, con el tiempo el espectáculo de los gladiadores adoptó mayor complejidad debido a la introducción de nuevos elementos. Ello exigió mayor espacio y mejor visibilidad, de ahí la adopción de la planta elíptica, la cual requería construcciones estables. Uno de los anfiteatros de cantería más antiguos es el de la antigua Pompeya, en Roma no se construyó un anfiteatro estable hasta el año 29 a. C (Anfiteatro de Escuaro), el cual quedó destruido por un incendio en el año 63 d. C. Después se levantó el conocido Anfiteatro Flavio o Coliseo.

Anfiteatro romano de Tarragona:

En la Península Ibérica el Anfiteatro romano de Tarragona fue uno de los más grandiosos, éste se inspiró en el Anfiteatro de Pompeya puesto que para levantar algunas de sus graderías se aprovecharon terraplenes. La construcción de un anfiteatro fue un requisito habitual en las ciudades romanas, principalmente en las que gozaban estatuto de colonia. En el Anfiteatro de Tarragona se realizaron hasta martirios, como el que aconteció en el año 259 en el que fueron quemados vivos San Fructuoso, obispo de Tarragona y sus diáconos, Augurio y Eulogio.

Posteriormente, hacia el S. VI fue levantado en el interior del Anfiteatro una basílica visigoda, después de la dominación islámica sobre los restos de la basílica fue levantada una iglesia románica dedicada a Santa María del Miracle, esta iglesia en el año 1576 fue cedida a los trinitarios. En el año 1780 pasó a manos estatales e incluso cumplió con la función de cárcel hasta el año 1908. Hoy día el templo se encuentra en ruinas sobre la arena del Anfiteatro.

¿Cómo puedo llegar?

Haz click en el marcador para obtener más información.

Anfiteatro romano de Tarragona

Parc de l'Amfiteatre Romà, 43003, Tarragona, Tarragona, España

Te puede interesar...

Artículos relacionados

Rutas relacionadas