Abizanda

Torre de Abizanda, A-138, 22392, Abizanda, Huesca, Aragón, España
Duración (minutos)

Información general

Datos de contacto

  • GPS Latitud:    42.24273360945372
  • GPS Longitud: 0.19758519013072373

Abizanda

Comarca del Sobrarbe, provincia de Huesca

abizanda

Situación geográfica:

Abizanda es la población más meridional del antiguo Condado de Sobrarbe (Provincia de Huesca, Aragón), cuenta con un censo de aproximadamente 150 habitantes. Se encuentra situada junto a las sierras del Prepirineo a una altitud de 636 metros sobre el nivel del mar. Para llegar hasta Abizanda hemos de tomar una desviación que parte de la carretera autonómica A-138 que recorre la cabecera del Valle del Cinca. Nos encontramos a una distancia de 85,5 km al noreste de la ciudad de Huesca y a 24,5 km de Aínsa.

Abizanda es uno de los pueblos más bellos que el visitante encontrará en la comarca oscense del Sobrarbe, su gran torre medieval y la iglesia hacen inconfundibles desde la lejanía la silueta de esta encantadora población, la cual se alza en lo alto de un peñasco calizo.

Historia:

El comienzo de Abizanda en la Historia se remonta a la Alta Edad Media. Algunos autores sostienen que su origen podría estar relacionado con la antigua fortaleza musulmana de Abinuyas. La primera vez que se cita a esta población es en una documentación en la que se menciona al tenente Ato Galíndez que desempeñó su cargo entre los años 1055 y 1076, en la época del rey Ramiro I de Aragón.

En el S. XIV, Abizanda pasó a ser feudo del Conde Urgel tras la derrota del último conde y aspirante al trono, Jaime de Aragón, frente al monarca elegido en el Compromiso de Caspe, Fernando I. Abizanda pasó a pertenecer al obispo Diego Gómez de Fuensalida y más tarde a Domingo de la Maza en el S. XV. De hecho, lo que hoy día se conoce como la Casa Carlos, en su día perteneció al linaje de los Maza de Lizana.

Castillo de Abizanda:

Estamos ante uno de los monumentos más emblemáticos del antiguo Condado de Sobrarbe y una de las mejores muestras de arte románico civil en la zona. La torre es elemento más destacado del conjunto debido a su calidad arquitectónica y al magnífico estado de conservación que presenta. Ello se debe, sin duda alguna, al gran saber constructivo de los maestros lombardos que llegaron a partir del año 1.000 a estas tierras del Alto Aragón.

Estos maestros de Lombardía aportan un modo de construir totalmente nuevo para la zona, levantaron el torreón de Abizanda en los primeros años del S. XI, durante la época de Sancho III El Mayor, rey de Pamplona, el cual reconquistó todo el Condado de Sobrarbe y además fue el señor de la mayor parte de la Hispania cristiana a principios del S. XI, por ello fue conocido como el rey ibérico.

La elegante Torre de Abizanda y el castillo formaban parte de un entramado defensivo levantado por los cristianos para impedir las incursiones musulmanas desde las plazas de Graus y Barbastro. Este castillo sucedió a una antigua fortaleza musulmana que quedó destruida.

Descripción de la Torre de Abizanda:

La Torre presenta forma prismática con cinco niveles y alcanza una altura de 24 metros, queda clasificada dentro del estilo románico-lombardo. Esta torre se convirtió en todo un modelo para otras torres que la monarquía aragonesa levantará en fechas posteriores. Curiosamente, su ingreso se encuentra a seis metros de altura y se accede a él por una escalera de madera, esta solución la encontramos en numerosas edificaciones medievales en la provincia de Huesca como por ejemplo en la ermita de Montfalcó.

La torre además de cumplir con funciones defensivas también sirvió de vivienda, en la actualidad ha sido acondicionada para ofrecer exposiciones temporales. Precisamente, la planta tercera cumplió con funciones de vivienda, la cual contaba con capilla e incluso con un retrete del que parte un conducto hacia el exterior.

En la última planta de la torre se dispone el cadalso, una estructura de madera que sirvió para llevar a cabo funciones de vigilancia y defensa, desde aquí se puede contemplar la cercana fortaleza de Samitier con la que se comunicaba mediante espejos y señales de humo.

Fases constructivas:
  • La primera estapa constructiva, como es lógico, corresponde a la parte baja en donde podemos apreciar grandes sillares los cuales corresponden a la construcción primitiva del S. X, ésta quedó destruida en agosto del año 1006 en una incursión protagonizada por el hijo de Almanzor.
  • La segunda fase, realizada en sillarejo, corresponde a la intervención de los maestros lombardos.

Otros elementos del castillo:

El castillo alojó una primera iglesia románica que más tarde fue sustituida por la iglesia parroquial actual, dedicada a la Asunción de Nuestra Señora, edificada a extramuros en el S. XVI, siguiendo las formas del estilo renacentista. El conjunto queda completado por la llamada Casa Abadía, la cual ha sido reconvertido en el Museo de Creencias y Religiosidad Popular del Pirineo Central, en donde se exhibe una interesante colección que no dejará indiferente al visitante.

Arquitectura Popular:

Abizanda, además de su torreón e iglesia también atesora una interesante arquitectura popular, son numerosos los caserones que confieren una personalidad propia al pueblo, también los encontramos dispersos junto a tierras de labranza. Entre ellos destaca la citada, Casa Carlos que está defendida por un torreón en uno de sus laterales. Las viviendas suelen presentar anexos que fueron destinados a la actividad agrícola, como por ejemplo los singulares aventadores que se encuentran junto a su correspondiente era, en ellos se separaba el grano de la paja.

En el sendero que conduce a la aldea de Solanilla se encuentra un interesante puente de piedra que aparece suspendido en el acantilado originando una estampa espectacular.

Álbum fotográfico:

¿Cómo puedo llegar?

Haz click en el marcador para obtener más información.

Abizanda

Torre de Abizanda, A-138, 22392, Abizanda, Huesca, Aragón, España

Te puede interesar...

Artículos relacionados

Rutas relacionadas